647 67 98 21
contacto@elmundoderaquel.com

Santuario de Lourdes-Bartres 23-24 Octb

Son las 07.30 h. y me recoje José para estar puntualmente en la Estación de Autobuses. Comienza un nuevo viaje. Deseo que el tiempo nos acompañe, aunque las predicciones no sean buenas. Un grupo variado: matrimonios, señoras solas, señor solo… Como siempre mi tarea, es que se lo pasen lo mejor posible y el tratar de que cuanto antes, formen una gran familia. Paramos en Hastingues, es un área de servicio muy completa que forma parte del Camino de Santiago francés que llega a Valcarlos. José no había parado nunca en este área.

Llegamos sobre la hora prevista a Lourdes y la comida como siempre es temprano a las 13.00 h. Descansamos y vamos todos juntos hacia el Santuario. Hay una peregrinación máxima de austriacos que hacen que esté todo colapsado. Hemos querido hacer el Via Crucis, pero es totalmente imposible, ya que han encaminado a toda la gente hacia el Calvario y está abarrotado, la gente no se puede ni mover. Un verdadero peligro. Desistimos ante la situación de colapso total. Es mejor prevenir.

Nos vamos hacia la gruta que también está abarrotada, pero nos ponemos en la fila y juntos pasamos por debajo de la Virgen y cada uno sabe por qué lo hace  en su fuero interno. Vemos la Procesión de los enfermos. En la bajada de la Basilica, hay un grupo de Boys Scouts que nos llama la atención. Tomás se ha integrado en el grupo.

En la explanada otra parte de la peregrinación está asistiendo a la eucaristía, de la que son totalmente protagonistas. Hay caballos, pendones, mucha parafernalia y muchisima gente. Nuestra celebración es en la Basilica a las 18.15 h. Exquisita misa. A posteriori y despacio, vamos todos hacia el hotel,  para la cena que también es temprano. El hotel St. Catherine está muy  bien situado en la explanada del paraiso, junto al río. Me gusta más está ubicación que en el Bv. de la Grotte. La sensación de aglomeración, que se siente de coches y peatones, no se dá, todo es mucho más espacioso y el río dá un remanso de tranquilidad.

Quedamos para ir a la procesión todos juntos y logicamente, sí por la tarde había mucha gente, a la noche también la va a haber. Efectivamente. Personalmente nunca había visto tanta gente, no nos podiamos mover. Ni siquiera los enfermos pudieron ir detrás de la Virgen, se quedaron en la zona de la plaza, delante de la Virgen Coronada. También había caballos, pendones, etc. y mucha gente ataviada con trajes regionales impecables y preciosos.

Se hizó muy tarde y quizá demasiado largo, pero ha sido un gran día. Hasta mañana.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.